Página principal Índice Capítulo anterior Capítulo siguiente Bibliografía Versión original

CAPÍTULO 6

ASENTAMIENTO EN EL ÁREA DE PROSPECCIÓN DE MIZQUE

El área de prospección de Mizque tiene una zona topográfica de piedemonte más grande y más rica que el área de Capinota-Parotani. Además el abastecimiento de agua a lo largo de todo el año al valle es más regular que la región de Capinota. Dado estas ventajas para la agricultura, y de manera general, esperábamos ver una ocupación prehispánica más grande y más densa en esta área de prospección que en el área de Capinota-Parotani. Específicamente, y según la hipótesis inicial, esperaríamos que el área de prospección de Mizque demostrara una ocupación total más grande, y una ocupación proporcional mayor en las zonas de suelos más productivas. Estos patrones deberían haber sido más pronunciados especialmente durante el periodo Intermedio cuando la explotación de los recursos agrícolas de esta región mesotérmica habría sido el foco de los residentes que usaban cerámica del estilo Tiwanaku, y quizás de incluso colonos de Tiwanaku.

El análisis de asentamiento en el área de prospección de Mizque revela figuras más altas del área de ocupación que el área de prospección de Capinota-Parotani, por todos los periodos cronológicos excepto el periodo Formativo. Comparación de las estimaciones del tamaño total de ocupación (Tabla 7; Figura 41) indica que el periodo Intermedio Temprano y las figuras de ocupación del periodo Tardío para el área de prospección de Mizque son perceptiblemente más grandes, sugiriendo que eso en estos dos periodos Mizque tiene una población prehistórica más grande. En el área de prospección de Mizque, no había preferencias del asentamiento por los mejores suelos agrícolas, contrariamente a lo que habíamos presumido.

La información detallada sobre los datos de los cuadrantes de la muestra de prospección del área de Mizque se presenta en el Apéndice B. La ubicación, el tamaño del sitio, y las características arquitectónicas de los sitios registrados se encuentra en el Apéndice D al igual que tabulaciones de la presencia de cerámica del estilo en cada colección del sitio. Las características detalladas del suelo en cada cuadrante de la muestra de prospección se tabulan en el Apéndice F. Finalmente, cada sitio registrado en el área de prospección de Mizque se describe en el Apéndice H.

La muestra de sitios

La estrategia de prospección por muestreo produjo una fracción total de sitios de 18,22, registrada en 40 sitios en las tres zonas topográficas y tres zonas de suelo del área de prospección. Se calculó un tamaño total de ocupación de 124,31 has para esta muestra de sitios. Además, se hacen estimaciones más específicas  para la ocupación total por periodo cronológico (Tabla 7 y Tabla 11) y por zonas topográficas y de suelo (Tabla 12 y Tabla 13). Estas figuras serán utilizadas en el análisis de las preferencias por zonas topográficas y por zonas de suelos.

El periodo Formativo

La muestra de prospección produjo una fracción total de sitios de 6,03 para el periodo Formativo en ocho sitios. El área de ocupación fue calculada en 14,28 has y la ocupación formativa total del periodo para el área de prospección se estima en 121,2 ± 93,8 has en un nivel de confianza de 95% (Tabla 7). Estas figuras incluyen los tres sitios sin tiestos en superficie asignados a este periodo.

La ocupación del periodo Formativo fue registrada en ocho sitios: MI 1, 4, 11, 18 y 29; y MI 19, 28, y 40 (Figura 36). Los últimos tres sitios no tenían tiestos en superficie, y se han asignado a este periodo según sus características superficiales, tales como estilo de la construcción de piedra similares a los casos registrados en Conchupata (Brockington et el al. 1985). Aun con la adición de estos tres sitios, la ocupación de este periodo en Mizque sigue siendo más pequeña que la ocupación formativa en el área de prospección de Capinota-Parotani.

La cerámica del periodo Formativo registrada en la superficie corresponde a las fases media y tardía de este periodo. Sin embargo, debido al bajo número de sitios de la primera de ellas, la ocupación del periodo Formativo será determinada amalgamando ocupaciones de ambas fases. La ocupación formativa más importante se encuentra en el complejo se sitios MI 1-11-40. Estos tres sitios fueron distinguidos entre si porque fueron identificados como concentraciones superficiales separadas de tiestos en el mismo cuadrante de prospección (N 14750 E 51250), y interpretados como resultado del disturbio superficial que ocurría en diversos lugares del área urbana de la ciudad de Mizque. Estas concentraciones fueron encontradas bajo la estructura arruinada de la iglesia, el patio de la escuela y el patio de una casa moderna. Hay cierta evidencia que sugiere que el área que separaba estas concentraciones también fuera ocupada: tiestos en los adobes de las paredes de casas del barrio, pero sobretodo en los rellenos resultantes de la construcción de acequias. Estos tres sitios registrados habrían formado un solo sitio durante el periodo Formativo. El asentamiento en esta área sería paralelo a la ocupación observada en sitios previamente conocidos: Villa Moderna, a 500 m al oeste, y Conchupata, a 1200 m al este (CUMAT-Pereira 1988; Brockington et al. 1985; Figura 36 C y . Sin embargo, sólo el área superficial documentada en estos tres sitios (y ese cuadrante) se utiliza en cálculos de ocupación.

Los sitios del periodo Formativo registrados en esta prospección exhibieron pocos restos arquitectónicos en superficie. La evidencia de actividad doméstica, con basurales, fogones, lentes de ceniza, decoloración del suelo y de paredes de piedra en los perfiles, fue observada en MI 1 y, en un grado menor en MI 11. Gran parte de los restos de superficie vistos en el sitio MI 11 consistió en el disturbio de entierros en urnas grandes. En este sitio sigue habiendo las características superficiales que se encuentran en los sitios MI 4, MI 18, y MI 19, que consisten en cantos rodados de estructuras domésticas, de aparente planta circular. El sitio MI 28 es un sitio de montículo con una fuerte ocupación moderna, y el sitio MI 29 está en un campo agrícola; ambos carecen de restos arquitectónico superficiales y sólo el sitio MI 29 tiene tiestos. El complejo MI 1-11-40 era el único sitio exclusivamente del periodo Formativo, aunque parte de la colección de cerámica no puede ser fechada estilísticamente. El sitio MI 18 presenta una ocupación muy diversa de estilos post-formativos, y el sitio MI 29 tiene una ocupación formativa predominante (Figura 36).

Es difícil establecer una estimación del tamaño de la ocupación para los sitios del periodo Formativo, según Brockington et al. (1985), debido a inundaciones del río, la erosión, y la sedimentación constante del llano aluvial. Sin embargo, los sitios formativos registrados en mi prospección no se concentraron en esta zona aluvial. La comparación de los tamaños de sitio registrados en esta investigación con los tamaños de sitios formativos previamente conocidos no se pudo hacer porque no se estimó el tamaño de es estos últimos sitios, en especial Conchupata y Mayra Pampa. En estos últimos sitios, la evidencia superficial es muy escasa, reflejando el impacto de la sedimentación en los sitios del periodo Formativo. De mis observaciones en Conchupata y en Mayra Pampa, he estimado un tamaño de 8 has y 6 has, respectivamente. Pereira (1988) sugiere que el sitio de Villa Moderna sea de 6-7 has. Si estas estimaciones son exactas, éstos serían los sitios formativos más grandes del valle, pero, por supuesto, como sitios con varias ocupaciones (multi-componentes), su tamaño tendría que ser estimado en proporción con la ocupación de cada periodo, como se hace con los sitios registrados en esta investigación.

Las observaciones hechas en uno de los cuadrantes de la prospección adyacente a Conchupata (N15000 E52750) rindieron evidencia de posibles campos agrícolas, pero ningún área de vivienda. Restos de campos agrícolas fueron observados en los perfiles de una quebrada que corta al sitio y que fluye al río Mizque. Una capa orgánica oscura antropogénica se puede discernir a unos 2 a 2,5 metros debajo de la superficie actual, junto con rasgos de madrigueras animales. Brockington et al. (1987) observaron la presencia de estas características en uno de los pozos de prueba de Conchupata. Si las áreas no habitacionales -- que son difíciles de determinar en base a rasgos de superficie actuales en ciertos casos y cuando no hay una ocupación posterior -- se extienden allende el área doméstica de los sitios, entonces el tamaño de la ocupación del periodo Formativo, basado en la evidencia superficial, puede ser muy subestimada.

Topografía y localización de sitios

La mayoría del asentamiento del periodo Formativo se situó en la zona más baja de piedemonte en el borde adyacente a la zona aluvial. En mi muestra, la zona de piedemonte tiene 8,3 has de ocupación contra 6,0 has en la zona aluvial  (Tabla 11).  No se encontró ninguna ocupación en la zona topográfica de la sierra. Los datos de la muestra escogida de forma aleatoria produjeron un área estimada de ocupación de 61,4 ± 66,7 has para la zona aluvial, y 70,5 ± 70,0 has para la zona de piedemonte (Tabla 12). Esta diferencia entre el porcentaje de los promedios de ocupación de ambas zonas no es significativa en un nivel de confianza de 95% (Figura 43). Por lo tanto, el prospección no reveló ninguna preferencia por asentarse en ninguna zona topográfica particular durante el periodo Formativo.

Todos los sitios excepto uno (MI 29), se sitúan en el lado norte del río Mizque. Los sitios MI 18, 19 y 29 en el piedemonte están situados en el borde de la llanura aluvial. Los sitios ubicados en la llanura aluvial se localizan en: (a) una plataforma natural baja cerca del límite del piedemonte; o (b) a una distancia interior donde las inundaciones pueden ser evitadas. Sólo el sitio MI 28 está situado en el centro de la llanura aluvial. Algunas partes de la ribera presentan plataformas naturales que separan claramente el piedemonte de la llanura aluvial (el sitio MI 18 está situado en tal plataforma), mientras que otras presentan una cuesta más suave en el área de los sitios MI 1-11-40, localizados a unos 500 m del lecho de río.

El patrón de asentamiento del periodo Formativo al borde del área aluvial y la franja más baja del piedemonte se comprueba también en la ubicación de Villa Moderna y Conchupata, sitios registrados previamente en el área de Mizque (Figura 36 B, C). El tercer sitio, Mayra Pampa (Figura 36 A), está situado en el llano aluvial, que no se inunda, pero la erosión del río ha lavado la parte meridional del sitio. Examiné los cuadrantes que se situaron en el área del sitio (N15000 E 52750; N15250 E53500; y N17000 E55250) pero no se registró ninguna evidencia de ocupación del periodo Formativo.

Clases de suelo y localización de sitios

La ocupación durante del periodo Formativo ocurre en gran parte en suelos del grupo 2, con 10,63 has, y suelos del grupo 2 con 3,65 has (Tabla 11). Las estimaciones totales de la ocupación en el área de prospección por grupo de suelos son 31,67 ±40,71 has, y 89,44 ± 78,13 has para los suelos del grupo 1 y del grupo 2, respectivamente (Tabla 13). La comparación de los porcentajes de ocupación de cada zona del grupo del suelo no indica una diferencia significativa en la densidad ocupacional de las zonas de cada suelo (en un nivel de confianza de 95%; Figura 43). Por lo tanto, ninguna preferencia de ocupación de suelos se puede sugerir para la población del periodo Formativo.

Los sitios del periodo Formativo en suelos del grupo 2 son el complejo de MI 1-11-40, MI 4, y MI 29. Estos sitios están situados en el área de piedemonte, adyacente al borde de la zona aluvial. Los sitios MI 19 y MI 28 están situados en suelos del grupo 1. De estos dos sitios, el anterior está en una cuesta que domina el río Tucma, y el último está situado en el llano aluvial entre los ríos Uyuchama y Mizque (Figura 36).

El periodo Intermedio Temprano

La prospección registró una fracción total de sitios de 5,15 de este periodo en 14 sitios. El área de ocupación para los 5,15 sitios registrados es 53,76 has (Tabla 11). El área estimada total de ocupación basada en la muestra es 487,2 ± 324,4 has (nivel de la confianza de 95%; Tabla 7).

Los estilos diagnósticos de cerámica del periodo Intermedio Temprano son Sauces, Tupuraya, Grey Ware y Mojocoya. Pocos sitios o entierros de Mizque con estos estilos han sido publicados. Una excepción es el sitio de Sauces (Ibarra Grasso 1965; Walter 1958; registrado en la muestra de prospección como MI 39; Figura 24). En los cortes estratigráfico en Conchupata y Mayra Pampa (Brockington et el al. 1985) las pequeñas cantidades de cerámica Tupuraya y Sauces sugirieron una disminución de la intensidad ocupacional durante este periodo. Mis datos del prospección, sin embargo, sugieren que el periodo Intermedio Temprano representa un periodo del crecimiento ocupacional con respecto al periodo Formativo. Además, este crecimiento de ocupación es significativo al nivel de confianza de 95% (Figura 41).

El estilo de cerámica Tupuraya domina el conjunto cerámico del periodo Intermedio Temprano, sumando aproximadamente 62% del área de ocupación registrada para el periodo. Los materiales de estilo Tupuraya fueron registrados en 12 sitios, el estilo Sauces en ocho sitios, y el conjunto Gray Ware del periodo Intermedio Temprano en sitios que presentan principalmente materiales de estilo Tupuraya. Finalmente, el estilo Mojocoya fue encontrado en dos sitios en las mismas colecciones junto con el material Sauces y Tupuraya.

Los tiestos del estilo Tupuraya y Sauces ocurren juntos en diez colecciones en los sitios MI 13, 15, 30, 34 y 39, con el último estilo formando la mayoría en cada colección (Figura 37). En el sitio MI 13, los estilos ocurren juntos en tres colecciones, y Tupuraya ocurre solamente en tres colecciones adicionales. El mismo patrón se encuentra en el sitio MI 15, donde el estilo Sauces ocurre en solamente una de las tres colecciones con Tupuraya, y en MI 34, un asentamiento importante Tupuraya, donde el estilo Sauces ocurre en tres de las cuatro colecciones en las cuales domina el estilo Tupuraya.

Topografía y localización de sitios

Las diferencias en la ocupación entre las zonas aluviales y de piedemonte observadas para el periodo Formativo no continuó durante este periodo. La ocupación de piedemonte asciende a 44,7 has, o a 83% de ocupación total, mientras que la ocupación de las zonas aluviales y de la sierra es más baja, con el 15% y 2% de la ocupación total, respectivamente (Tabla 11). El área estimada de la ocupación para la zona aluvial es 9,6 ± 11,4 has, 383,0 ± 258,5 has para la zona de piedemonte, y 79,1 ± 139,0 has para la zona de sierra (Tabla 12). Comparar los porcentajes de ocupación de estas estimaciones revela una ocupación perceptiblemente más grande de la zona de piedemonte (al nivel de confianza 95%) que sugiere una preferencia por el asentamiento en esta zona topográfica (Figura 43).

El lugar más común para los asentamientos durante este periodo se situó en la zona más baja de piedemonte en el banco meridional del río Mizque (Figura 37). Siete sitios con el material de estilo Sauces están en la zona más baja del piedemonte. El octavo sitio con el estilo Sauces (MI 26) está situado en el área de sierra, cerca del borde del piedemonte. Cinco de los sitios de Sauces están situados en el banco meridional del río Mizque en las primeras plataformas naturales del área de piedemonte que dominan el llano aluvial. Los sitios MI 15 y 18, en el banco norteño, también están situados en el área más baja de piedemonte.

Aproximadamente 97% del área de ocupación del restos Tupuraya está en la zona de piedemonte. Cuatro de las doce localizaciones con materiales de estilo Tupuraya ocurren en los mismos sitios de piedemonte bajo en el banco meridional del río que tenían ocupación del estilo Sauces. Otra ocupación Tupuraya (el sitio MI 3) está en el banco meridional, en el área de piedemonte. Los sitios MI 27 y 8, situados en el borde del llano aluvial, son sitios pequeños y aislados de habitación, contando como menos de 3% del área de ocupación. Los materiales de Tupuraya en el banco norteño ocurren en los sitios MI 15 y 18, con materiales Sauces, y en MI 14 y 37. Estos cuatro sitios están situados en la zona de piedemonte en las plataformas naturales que dominan el llano aluvial.

Finalmente, el estilo Grey Ware del periodo Intermedio Temprano, representando la segunda área ocupacional más grande del periodo, ocurre en los sitios con los materiales Tupuraya, y se concentra en la zona de piedemonte. Solamente dos sitios con materiales cerámicos formativos continuaron siendo ocupados durante este periodo: MI 18 y MI 29, en el borde inferior del piedemonte y en suelos del grupo 2.

Clases de suelo y localización de sitios

En esta área de prospección, desemejante al área de prospección de Capinota-Parotani, la zona de piedemonte, donde está 83% de ocupación, incluye la parcelas de los mejores suelos del grupo 1 (Tabla 11). La ocupación estimada total de cada grupo del suelo es 204,2 ± 225,3 has para el grupo 1, 75,0 ± 58,60 para el grupo 2, y 208,63 ± 198,67 has para los suelos del grupo 3 (Tabla 13). Los asentamientos del periodo Intermedio Temprano demuestran que hay un aumento de seis veces en el área de ocupación en los mejores suelos del grupo 1 con respecto al periodo Formativo. Sin embargo, los porcentajes de ocupación de cada zona de suelos no demuestran ninguna diferencia significativa al nivel de confianza de 95% en este periodo (Figura 43). El promedio y el rango de error del porcentaje de ocupación de suelos del grupo 1 traslapa con los porcentajes y rangos de error de los grupos 2 y 3.

La figura del área de ocupación para los suelos del grupo 1 es muy influenciada por el tamaño de los sitios MI 13 y 14, que representan algo más de 40% de la ocupación en este grupo de suelos (Tabla 11). Los asentamientos del periodo Intermedio Temprano en las áreas menos productivas de suelo demuestran evidencia de la intensificación agrícola posible, tal como ocurre en el sitio MI 34, situado en los suelos del grupo 2 de la zona de piedemonte. El área superior de este sitio exhibe extensas alineaciones de piedra paralelas que pudieron haber funcionado como las presas en los campos agrícolas para propósitos de retención del agua.

El periodo Intermedio

La prospección registró una fracción de 4,24 sitios y un total de 40,9 has de ocupación en la prospección en diez sitios (Tabla 11). Un área total de la ocupación de 365,9 ± 259,1 has se ha calculado de la muestra escogida de forma aleatoria (Tabla 7).

Las ocupaciones asignadas a este periodo fueron diagnosticadas por tres conjuntos de cerámica: el estilo Tiwanaku, el estilo Omereque y, en un grado inferior, el estilo Grey Ware. Este último estilo ocurre en el periodo anterior y posterior, y por lo tanto no es un buen marcador cronológico. La cerámica de estos tres estilos se ha documentado previamente ocurriendo juntos en entierros pero no en contextos domésticos (Walter 1958; Rydén 1959; vea el capítulo 2). Todos los sitios del periodo Intermedio que encontré eran de carácter multi-componente, de varias ocupaciones; no se encontró ninguna ocupaciones exclusivamente del periodo Intermedio en el área de prospección de Mizque. Las tendencias en la ubicación de asentamientos del periodo Formativo y del periodo Intermedio Temprano no continuaron durante el periodo Intermedio.

El sitio más importante de la cuenca durante el periodo Intermedio es el complejo de Condadillo-Lakatambo, registrado en la muestra de prospección como MI 13 y MI 26. La concentración principal de ocupación del periodo Intermedio ocurre en los sitios MI 13, 15, y 30, que hacen más de 57% del área de ocupación para el periodo.

El área cubierta por la cerámica de estilo Tiwanaku representó aproximadamente 60% de ocupación total registrada para el periodo. El conjunto Gray Ware del periodo Intermedio era 29% de la ocupación, y el conjunto Omereque representó la proporción restante. Los materiales de estilo Tiwanaku fueron encontrados en nueve sitios: MI 8, 10, 13, 14, 15, 18, 29, 30 y 34 (Figura 38). Más específicamente, 19 de las 26 colecciones que se recogieron en estos sitios produjeron materiales de estilo Tiwanaku. Sólo el sitio MI 10 no presentó materiales del periodo Intermedio Temprano (Apéndice D parte 7). Los materiales de estilo Tiwanaku se distribuyen uniformemente en MI 13 y 30; pero en MI 15 se restringen a una colección del sitio, las cuestas más bajas del piedemonte, donde el sitio también tiene una ocupación del periodo Tardío. En estos tres sitios la distribución de los materiales del periodo Intermedio sugiere la misma área ocupacional estimada y densidad de tiestos que la ocupación del periodo Intermedio Temprano.

Los materiales de estilo Omereque ocurren en siete sitios: MI 13, 15, 16, 18, 30, 34, y 39. Todos estos sitios tenían también ocupaciones del periodo Intermedio Temprano, a excepción de MI 16. La cerámica Omereque ocurre junto con el material de estilo Tiwanaku en cinco sitios. La cerámica de estilo de cerámica del periodo Intermedio fue registrada en tres sitios: MI 13, 15 y 30.

Ningún sitio poseyó solamente cerámica de estilo Tiwanaku. Más aun, los restos de estilo Tiwanaku fueron encontrados en los sitios que también tenían estilos locales del periodo Intermedio Temprano y/o el estilo local del periodo Intermedio, Omereque. De los 12 sitios con estos estilos, solamente los sitios MI 13 y 30 tienen cuatro estilos de cerámica. Los tiestos y fragmentos superficiales de las urnas en estos sitios indican que el material de estilo Tiwanaku viene probablemente de entierros. La ausencia de estructuras domésticas puede ser debido al saqueo y disturbio de la superficie.

En nuestra muestra, la ocupación del periodo Intermedio declina respecto a la ocupación del periodo Intermedio Temprano de 53,8 a 40,9 has. El número de emplazamientos de sitios para la ocupación del periodo Intermedio también se reduce de 14 a 12. Sin embargo, estas diferencias no son significativas en un nivel de confianza de 95% (Figura 43). Mas bien, las ocupaciones demuestran patrones de agregación en tres asentamientos principales (MI 13, 14 y 15), un proceso que representa una continuación de los patrones percibidos en el periodo anterior.

Topografía y localización de sitios

Un total de 98,5% del área de ocupación del periodo Intermedio de nuestra muestra estaba en la zona topográfica de piedemonte, con el 1,5% restante situado en la zona aluvial (Tabla 11). No se encontró ningún sitio en la zona de sierra. El área ocupada total estimada para cada zona topográfica es 5,6 ± 9,7 has y 345,3 ± 228,0 has, para las zonas aluviales y de piedemonte, respectivamente (Tabla 12). La comparación de los porcentajes de ocupación por zona topográfica demuestra que la diferencia en la parte más elevada de ocupación en la zona de piedemonte es significativa al nivel de confianza de 95% (Figura 43). Podemos sugerir, entonces, una preferencia por ocupar la zona topográfica 2. Este patrón de la distribución topográfica se parece ser una continuación de una tendencia iniciada en el periodo Intermedio Temprano.

Las ocupaciones más importantes del periodo Intermedio en el área de piedemonte están en MI 13, 15 y 30. Estos sitios están situados en las plataformas naturales que dominan el área aluvial. El sitio MI 13 y el sitio MI 30 están situados en el banco meridional del río Mizque en la junción de este río con dos tributarios meridionales (Figura 38). El sitio MI 15, el segundo sitio más grande con materiales de estilo Tiwanaku, está situado en una cuesta más baja de piedemonte en la junción con el río Uyuchama con la cuenca de Mizque. El sitio MI 14, en la extremidad de la plataforma natural alargada rodeada por tres ríos, representa un cuarto sitio del periodo Intermedio con una fuerte orientación hacia la ubicación adyacente a la orilla del río, siendo, sin embargo, un emplazamiento que corresponde a la zona topográfica del piedemonte.

Clases de suelos y localización de sitios

Como en el periodo Intermedio Temprano, la mayoría de la ocupación del periodo Intermedio estaba en los suelos más productivos, con 44,7% de ocupación, o 18,3 has, en los suelos del grupo 1 (Tabla 11). La ocupación de los suelos del grupo 2 y 3 constituyó 24,8 y 30,5% del área restante de la ocupación, respectivamente. El área total estimada de ocupación para los tres grupos del suelo es 150,3 ± 180,8 has para el grupo 1, 85,32 ± 71,03 has para el grupo 2, y 122,5 ± 148,2 has para el grupo 3 (Tabla 13).

El porcentaje de ocupación de la zona de los suelos del grupo 1 no es perceptiblemente diferente, al nivel de confianza de 95%, de los porcentajes de ocupación en los otros dos grupos de suelos (Figura 43). Como en el periodo anterior, el foco de asentamiento en la zona de piedemonte condujo a la ocupación de las parcelas de suelos del grupo 1.

El sitio de Condadillo, MI 13, uno de los sitios importantes de ocupación del periodo Intermedio, está situado en suelos del grupo 1, en la zona más baja de piedemonte. La densa ocupación en MI 13 (la ocupación del periodo Tardío es aún más intensiva), se pudo haber apoyado por el uso agrícola intensivo de la terraza natural, con las parcelas de tierra cultivadas alrededor de las áreas de vivienda y del entierro. Desafortunadamente, las actividades humanas recientes han obliterado todos los restos arquitectónico en la superficie, excepto en áreas limitadas con una vegetación muy densa (Walter 1966).

El asentamiento en los sitios MI 15 y 30 está situado en laderas moderadas en suelos de los grupos 1 y 3, respectivamente. Las áreas más bajas y más planas de estos dos sitios incluyen cementerios, en suelos del grupo 2 y del grupo 1, respectivamente. Estos suelos se extienden más allá de los límites del sitio sobre el llano aluvial.

El periodo Tardío

El periodo Tardío exhibe la población más grande y la mayor diversidad estilística en toda la secuencia cronológica de Mizque. La prospección produjo una fracción total de sitios de 12,76 y un total de 114,6 has de ocupación en 32 sitios, incluyendo diez sitios sin tiestos en superficie (Tabla 11). Un área total de la ocupación de 1065,9 ± 470,7 has se calculó en base a la muestra de prospección (Tabla 7).

Ocho sitios fueron encontrados en este periodo: MI 2, 5, 6, 17, 25, 31, 32 y 33 (Figuras 39a y 39b). Los componentes del periodo Tardío fueron encontrados en once sitios con ocupación del periodo Intermedio, once sitios con ocupación del periodo Intermedio Temprano, y dos sitios con ocupación del periodo Formativo.

Este periodo es distinguido por los estilos cerámicos Yampara, una cerámica utilitaria Tardía, Mizque Lakatambo, Ciaco Mizque, estilo Gray Ware, Presto Puno e Inca (Figuras 8a, 8b, 8c y 8d; Figuras 9a, 9b y 9c; Figuras 10a y 10b; Figuras 11a y 11b [leyenda de colores]). La cerámica utilitaria tardía dominó generalmente los conjuntos, constituyendo aproximadamente 35% del total de fragmentos de cerámica (Figura 39).

Los asentamientos más grandes del periodo en el área de Mizque indicarían que hay un aumento de la agregación de la población. Siete sitios son más grandes de 5 has, aunque dos de éstos no presentan cerámica (MI 7 y 23). Los sitios MI 13 y 15 tenían las ocupaciones más grandes del periodo Tardío, midiendo 12,47 y 12,37 has, respectivamente. El sitio MI 13 seguía siendo uno de los centros ocupacionales más grandes en el periodo Tardío, como lo había sido en los dos periodos anteriores.

Topografía y localización de sitios

La mayoría de los asentamientos del periodo Tardío (79,8% de las 114,6 has del área ocupacional total) se situó en la zona topográfica de piedemonte. La zona de sierra tenía 16,4% del área de ocupación, y la zona aluvial sumaba menos de 3,8% (Tabla 11). El área estimada total de ocupación por zona topográfica es 43,6 ± 62,3 has para la zona aluvial, 784,0 ± 366,3 has para la zona de piedemonte, y 181,2 ± 156,6 has para la zona de sierra (Tabla 12). La ocupación más extensa de la zona topográfica de piedemonte es significativa al nivel de confianza de 95%. Por lo tanto, se puede sugerir una preferencia durante el periodo Tardío por asentarse en la zona de piedemonte.

Una concentración en la zona de piedemonte ocurre para cada conjunto estilístico de este periodo, a excepción de los materiales muy limitados Inca y Ciaco-Mizque (éstas eran los más abundantes en la zona topográfica de la sierra). Los sitios más grandes de este periodo, MI 15 y MI 13, y MI 7 y MI 23, están situados en la zona de piedemonte. Solamente uno de los sitios grandes (MI 26), está situado en la zona de sierra, varios cientos de metros más arriba de MI 13.

Clases de suelos y localización de sitios

El patrón en el cual la mayoría del asentamiento estaba en los suelos más productivos del grupo 1, que fuera observado para los dos periodos anteriores, no continuó en el periodo Tardío. El periodo Tardío tuvo 61,1% del área ocupacional en el grupo de suelos 3 (Tabla 11). El área de los grupos de suelos 1 y 2 representan 23,9% y 14,9% de la ocupación total, respectivamente. El área estimada de ocupación para cada zona del suelo es 237,5 ± 246,1 has para los suelos del grupo 1, 144,4 ± 86,1 has para los suelos del grupo 2 y 683,3 ± 360,3 has para los suelos del grupo 3 (Tabla 13). Estas diferencias en el porcentaje de ocupación por grupo de suelos no son significativas en el nivel de confianza de 95% (Figura 43). Por lo tanto, la última población del periodo no exhibió una preferencia por ninguna zona de suelos.

La mayoría de la ocupación en suelos del grupo 3 se caracteriza cada uno de las conjuntos estilísticas, y es verdad también, para cada uno de los diez sitios sin la cerámica superficial. La ocupación principal en suelos de la clase 2 estaba en El sitio MI 13 que tiene tres componentes de cerámica importantes de este periodo: Yampara, Mizque Lakatambo y la cerámica utilitaria tardía.

Características agrícolas del periodo Tardío

La mayoría de los rasgos de infraestructura agrícola registrados en el área de prospección de Mizque se han asignado al periodo Tardío. Estos rasgos están situados en suelos del grupo 2 o 3, y concentrados en este último grupo. Los suelos de estos dos grupos tienen un alto contenido de piedra, y una pobre retención de agua, es decir que los suelos requieren de dispositivos de retención de agua para permitir un cultivo significativo. Los campos agrícolas, reconocibles como alineaciones paralelas de piedras, rodean las áreas de vivienda, o están situados en las cuestas y las colinas escarpadas circundantes (e.g. MI 7, 24 y 35).

Las terrazas agrícolas en el área de prospección de Mizque no corresponden al tradicional tipo de construcción de anden, excepto en MI 6. En MI 6, las terrazas fueron cubiertas con basura doméstica y construcciones de piedra, sugiriendo un uso doméstico más que una función agrícola. En los sitios MI 7, 23, 35 y 36 -- tres de los cuales no tienen cerámica-- se observaron estructuras anchas y bajas que siguieron los contornos de la cuesta. Estas estructuras sirvieron probablemente como dispositivos de la retención del agua (sitios MI 7, 24, 32, y 38). Algunas de estas alineaciones ocurren en cuestas medias. Su longitud, y la distancia entre ellas variaron. No se encontró ningún canal prehispánico en la prospección.

Las instalaciones agrícolas sugieren un periodo de la intensificación agrícola, paralelo al gran crecimiento en la población del área de prospección de Mizque. Estos dispositivos habrían ayudado a poner en producción las áreas asentadas, en un patrón donde la ubicación de asentamientos y la productividad del suelo no tenían relación.

Resumen: La secuencia del área de prospección de Mizque

Comparar el porcentaje de ocupación con respecto al tamaño total de cada zona topográfica y cada grupo de suelo por periodo cronológico revela varios resultados significativos: una preferencia por asentarse en la zona topográfica de piedemonte en el periodo Intermedio Temprano, Intermedio, y Tardío. En ningún otros caso, incluyendo la ocupación por grupo de suelos, hubo diferencias significativas en un nivel de confianza de 95%.

Así, no había preferencia por asentarse en los suelos más productivos del grupo 1 durante el periodo Intermedio, según lo previsto por nuestra hipótesis inicial. En los periodos Intermedio Temprano e Intermedio el porcentaje más grande de la ocupación estaba de hecho en suelos del grupo 1, pero las diferencias en la ocupación de las zonas de suelo no resultaron ser significativas al nivel de confianza de 95%. Como en el área de prospección de Capinota-Parotani, la topografía pudo haber sido un factor más importante que el suelo en la ubicación de asentamientos. Sin embargo, en el área de prospección de Mizque la zona de piedemonte contiene los suelos más productivos. A diferencia del área de prospección de Capinota-Parotani, el asentamiento de Mizque en el área de piedemonte no habría imposibilitado el fácil acceso a los buenos suelos agrícolas.

Cambios en el área ocupacional

La secuencia cronológica del área ocupacional se puede determinar, primero, con las figuras de ocupación total por periodo (Figura 41), y, en segundo lugar, con las figuras del porcentaje de ocupación por zona topográfica y por grupos de suelos (Figura 44). El aumento en área de ocupación del periodo Formativo al periodo Intermedio Temprano, y el crecimiento explosivo en área de ocupación en el periodo Tardío, son significativos al nivel de confianza de 95%. La reducción evidente en la ocupación durante el periodo Intermedio no fue un cambio significativo respecto al periodo Intermedio Temprano (Figura 41).

Brockington et al. (1985) propusieron un hiato o una declinación drástica de la población después del periodo Formativo en Mizque porque los sitios que ellos estudiaron carecían de ocupación post-formativa. En contraste, mi investigación ha encontrado un crecimiento significativo, al nivel de confianza de 95%, en el área de ocupación del periodo Formativo al periodo Intermedio Temprano. Se esperaba que el periodo Intermedio demostrara una población aun más grande concentrada sobre todo en las mejores áreas para la explotación agrícola, si la producción de excedentes estuviera asociada con la aparición de los materiales de estilo Tiwanaku. En contraste, hay indicaciones de una reducción en la ocupación, aunque este cambio no es significativo en el nivel de la confianza de 95%. Finalmente, las razones del crecimiento explosivo de la población del periodo Tardío nos eluden por ahora. El tamaño de la ocupación del periodo Tardío demuestra que la capacidad de carga del área de prospección no fue alcanzada en los periodos anteriores.

La secuencia de porcentajes del área ocupacional por zonas topográficas y por grupos de suelo exhibe una cambio adicional: un aumento significativo en el porcentaje de ocupación del grupo de suelos 3 durante el periodo Tardío con respecto al periodo Intermedio (Figura 44). En términos cronológicos el periodo Tardío presenta un tamaño de asentamiento perceptiblemente más grande en la zona de piedemonte y en suelos del grupo 3 que en el periodo Intermedio. No hubo cambios significativos en la ocupación de zonas topográficas o grupos de suelo entre el periodo Intermedio Temprano y el periodo Intermedio.

La hipótesis que debió haber una preferencia por el asentamiento en los mejores suelos agrícolas (grupo 1) durante el periodo Intermedio no es apoyada otra vez por el análisis. Aun así, la probada preferencia por el asentamiento en el área de piedemonte habría permitido la explotación de los suelos más productivos. Esto repite el patrón visto en el área menos productiva de Capinota-Parotani donde no había preferencias por los mejores suelos, o cualquier grupo de suelos, durante ningún periodo. En el capítulo siguiente los resultados descritos en este capítulo serán comparados a aquellos de la prospección de Capinota-Parotani. Los patrones de uso de suelos y de asentamientos entonces serán considerados en el marco de los modelos propuestos para la distribución de los materiales del estilo Tiwanaku y el uso del suelo en ese periodo en ambas áreas de prospección.


Página principal Índice Capítulo anterior Capítulo siguiente Bibliografía Versión original

Página de Arqueología Andina y Tiwanaku. © 1998-05, Alvaro Higueras copyright/Derechos Reservados.
Envíe por favor los comentarios sobre contenido y la presentación a
URL de este documento: http://www.tiwanakuarcheo.net/3_phd_c/ch6.html
Creado: mayo 2005