Página principal Índice Capítulo anterior Capítulo siguiente Bibliografía Versión original

CAPÍTULO 3

RASGOS MEDIOAMBIENTALES

La región mesotérmica de Cochabamba se compone de un grupo de valles situados en las laderas orientales de los Andes bolivianos a cerca de 2500 msnm, 17° 15' sur del ecuador. La región es limitada al norte y al oeste por la cadena montañosa del Tunari, el brazo oriental de la Cordillera Real (Figura 1). Así, consiste en el Valle Central, el área más grande y de mayor productividad agrícola, el valle de Capinota al sudoeste, el valle de Santivañez al sur, el Valle Alto al sureste y el valle pequeño de Sacaba al este del Valle Central. Dos valles se encuentran a 140 kilómetros de sureste del Valle Central de Cochabamba: el valle de Mizque y de Aiquile. Estos valles se encuentran más allá de una cordillera que alcanza 4000 msnm con ambiente del puna.

Los valles de Capinota-Parotani y de Mizque formaron el área de la investigación de esta investigación. El área de Capinota, más cercana al Valle Central de Cochabamba, es un ambiente de estepa espinosa. En contraste, el valle de Mizque corresponde a un área de bosque espinoso (Unzueta 1975). Una diferencia esencial entre estos dos valles es la disponibilidad de agua a lo largo de todo el año, un factor crítico para la productividad agrícola, especialmente maíz. Aunque, no se diferencian drásticamente en la precipitación y las características de la temperatura, el valle de Mizque tiene una fuente más regular y más constante de agua a lo largo de todo el año de los varios ríos que entran en la cuenca.

El área de prospección de Capinota-Parotani

Esta área está situada en la porción del norte corriente del valle Rocha al sur de la ciudad de Parotani a la ciudad de Capinota, respectivamente. Los límites norteños y meridionales del área de prospección son definidos por los tributarios al río Rocha: los ríos Tapacarí y Arque (Figura 1). El río Rocha, que fluye hacia el oeste a través del Valle Central -- donde la mayoría de su escasa agua es usada -- entra en el valle de Capinota-Parotani con una carga muy pequeña. El río Tapacarí lleva una carga más grande de agua durante el verano, e inundaciones temporales, riega el río Rocha durante la estación de lluvias. Al sur el Rocha encuentra el río Arque, que también tiene una descarga estacional extremadamente fuerte durante el verano. Durante invierno, el lecho de arena, limo y cantos rodados del río se seca, al igual que gran parte de los lechos de los ríos Rocha y Tapacarí.

Esta área tiene las dos rutas de acceso principales modernas al altiplano: la carretera parte al oeste de Parotani al norte, y el ferrocarril sube por el valle de Arque al lado meridional de prospección. La única ruta de acceso prehistórica identificada hasta la fecha en el valle de Cochabamba es el camino de Inka que sale del valle Central hacia el altiplano a 10 km del límite norteño del área de prospección (Hyslop 1984). No se encontró ningún camino prehistórico en nuestra prospección.

El área de prospección en el banco oriental del río Rocha es limitada al este por una cordillera escarpada cortada por un par de gargantas. Ella divide el valle de Capinota del valle de Santivañez. El banco del río es muy estrecho con una ancho promedio de 100 m. El límite occidental del área de prospección de Capinota-Parotani se extiende hacia el oeste más allá del banco del río Rocha. Este límite está a unos 400-600 m. sobre la zona aluvial, incluyendo una zona de piedemonte con laderas medias hasta laderas empinadas con quebradas secas profundas. Esta área tiene una fuerte erosión y profundas grietas causadas por el agotamiento de la vegetación. Los suelos de la zona de piedemonte no tienen la calidad de las tierras irrigadas encontradas a lo largo de los bancos inmediatos del río, pero el área se utiliza para cultivar seco estacional. El banco occidental del río Rocha también tiene un llano aluvial estrecho pero lo ensancha en el llano norteño de Parotani, el llano de Chara Mokho, y el llano meridional de Capinota.

Al incluir en las áreas de prospección elevaciones más altas hacia el oeste del río Rocha permitió que investigáramos los sitios situados a una distancia de caminata de 4-6 horas de la zona aluvial. Estas porciones de la zona de piedemonte y de la sierra tienen hoy un patrón de asentamientos dispersos de tipo estacional durante la estación de lluvias. La productividad de los campos que se cultivan a secano en estas áreas es extremadamente pobre en la comparación a la producción del valle aluvial. La prospección reveló una densidad muy baja de asentamientos prehistóricos en esta zona, sugiriendo que los asentamientos que dependen de un espectro completo de productos agrícolas del altiplano se deben encontrar en elevaciones más cercanas al altiplano.

Clima

El área de prospección de Capinota-Parotani tiene un clima templado con las temperaturas que varían a partir 12 a 18 grados centígrados, con diferencias promedio entre el verano y del invierno que no exceden los cinco grados. La estación seca del invierno tiene temperaturas bajo cero y casos de heladas. Las precipitaciones anuales varían entre 250-500 milímetros por año (Figura 13) y el equilibrio hídrico es muy favorable para la agricultura (CIDRE 1988). La precipitación del verano a partir de noviembre a mayo permite cultivar a secano las áreas del piedemonte. La cultivación del maíz, trigo, cebada, papas, y de legumbres es posible en este clima. En el periodo seco, sólo se cultivan plantas resistentes a las heladas con ayuda de irrigación (alfalfa, algunas legumbres y frutas templadas del clima).

Geología

El área de prospección de Capinota-Parotani está situada en el sector central la cordillera oriental, en la Cordillera Real. Dos grupos geológicos dominan el área de prospección: pizarra del Ordovícico, esquisto, y piedras areniscas cuarzosas; y rocas calcáreas de la edad Mesozoica. Las capas del Ordovícico que caracterizan la mayoría del área de prospección son rocas ígneas intrusas y extrusas transformadas de pizarras gris-azuladas gruesas o negro micáceas con capas inclusivas de piedras areniscas cuarzosas. Los afloramientos calcáreos del segundo grupo se restringen principalmente a la porción meridional del área de prospección. Estas capas son cubiertas por depósitos del Terciario y del Holoceno cuaternarios con las arcillas calcáreas suaves que caracterizan los suelos fértiles (GEOBOL n.d.; Figura 14).

Vegetación

El área de prospección de Capinota-Parotani representa un ambiente de estepa espinosa con un clima semiárido. La vegetación original ha sido desforestada en parte por actividades agrícolas y de pastoreo. Este proceso, ayudado por las cuestas escarpadas y la vegetación escasa ha afectado la evapo-transpiracion de suelos, y ha acelerado la pérdida de nutrientes del suelo en la zona occidental del piedemonte.

Las formaciones más importantes del valle son comunidades herbáceas, comunidades chaparral, y bosques (Pedrotti et el al. 1988; Figura 15). Las plantas herbáceas son diversas y varían dependiendo del tipo de suelo y de localización dentro de la fisiografíal del valle. La comunidad chaparral integrada por Algarrobo nativo (Prosopis laevigata) y el acacia (Acacia macracantha) entremezclado con cactus (Opuntia sp.) en áreas abiertas. Denso áreas forestadas se componen de Molle (Schinus molle), de Jacaranda (Jacaranda mimosifolia), de Soto (Schinopsis hankeana) y del quebracho (Aspidosperma spp.). Los bosques densos con especies xerofiticas y con hojas microfoliáceas y perennes son la vegetación típica de los bosques secos de los Andes. Estos bosques tienen un proceso más fácil de regeneración porque las cabras no comen su hojas duras y espinosas. El uso humano del bosque para la madera, sin embargo, amenaza constantemente su regeneración.

Clasificación del suelo en el área de prospección sobre Capinota-Parotani

La clasificación de los suelos en este estudio se sustenta en la productividad agrícola del uso y del potencial de los suelos (CIDRE 1987, 1988; CORDECO 1983; CUMAT 1991; MACA 1985 -- basado en la clasificación del suelo de la FAO). He simplificado la clasificación de suelos de siete clases de patrones del uso hecho por CIDRE en tres grupos del suelo, donde las clases 1, 2 y 3 forman el grupo 1, las clases 4 y 5 son los suelos de mi grupo 2, y las clases 6 y 7 hacen el grupo 3 (Sin embargo, las tabulaciones en los apéndices E y F utilizan la clasificación de siete clases).

La clasificación de suelos se define con la textura, el contenido de grava y piedra, la permeabilidad, la profundidad, la erosión y la gradiente de la ladera del suelo. Además, la disponibilidad de agua es un factor importante en la productividad del maíz. Sin embargo, no existen datos detallados de los patrones de precipitación o de la profundidad de la napa freática que permita modelar diferente productividad dentro de cada área de prospección. La investigación de la prospección no ha encontrado ninguna evidencia de canales prehistóricos.

Los suelos del grupo 1 consisten en suelos arables, con pocas limitaciones; en suelos arables, con un espectro limitado de cosechas y que requieren prácticas especiales de conservación del suelo; y en suelos arables con limitaciones fuertes al tipo de plantas y que requieren prácticas especiales de conservación. Los suelos del grupo 2 tienen limitaciones severas, debidas a los pocos cultivos posibles y los problemas con la conservación del suelo; y parcelas no arables de suelo con alta salinidad, composición irregular, y contenido excesivo de grava y de piedra e inadecuado drenaje. Finalmente, el grupo 3 son suelos no-arables muy difíciles de cultivar, caracterizado por cuestas arenosas y escarpadas.

La topografía y los suelos en el área de prospección de Capinota-Parotani

El área de prospección se compone de: (1) una zona aluvial con abanicos aluviales y terrazas aluviales, y el lecho del río; estas representan el 17,1 y 7,4% del área de prospección de 200 kilómetros cuadrados, respectivamente; (2) una zona de piedemonte, 24,6% del área; y (3) una zona de sierra, 51,9% del área del prospección (Tabla 1 y Figura 16). En total, 18,4%, 29,4% y 52,2% de la muestra obtenida de manera aleatoria de los cuadrantes de prospección fue situada en cada una de las tres zonas topográficas respectivas, exceptuando el lecho de río.

La distribución de las zonas de suelos representan 15,35%, 7,55%, y 70,7% del área total de prospección, y 17,2%, 12,2%, y 70,6% de la muestra de prospección, respectivamente (Tabla 2 y Figura 17). Hay una mayoría abrumadora en el área (y la muestra) de los suelos de grupo 3, que tienen productividad muy baja. Los suelos del grupo 1 se encuentran generalmente en terrazas aluviales de origen aluvial y coaluvial antiguo con profundidad media a fuerte de sedimentos de color marrón oscuro, negro-marrón y marrón-rojizo. En el banco inmediato del río, plano o de pendiente suave, los suelos son muy profundos, de color marrón oscuro, y tienen una textura moderada a fina. Estos suelos tienen una permeabilidad muy lenta, una reacción alcalina moderada a fuerte, y una alta salinidad resultando en una fertilidad mediana.

La irrigación de los suelos es difícil dada la presencia de sales y de sólidos disueltos y suspendidos. Hoy, la napa freática de Capinota es alta como un efecto de la irrigación excesiva en las tierras al nivel del lecho de río. Esto genera sales y sodio en suelos recientemente irrigados. El uso de materia orgánica o de la sedimentación estacional por inundaciones de los campos es un método usado para reducir la salinidad.

La zona de piedemonte tiene quebradas estrechas y profundos con un área para cultivación restringida. Los suelos son superficiales a medios (.2-1 m.) , de color marrón amarillento a marrón oscuro, con textura media a fina. Tienen una estructura mal desarrollada, con contenido medio a alto de piedra y grava, permeabilidad media a alta, baja a moderada fertilidad, superficies irregulares y onduladas, y suelos arenosos con roca madre en superficie; estas características limitan drásticamente la agricultura de secano en las áreas de piedemonte. Finalmente, la zona de sierra es caracterizada por cuestas escarpadas, medio a alta erosión, alta permeabilidad, y alto contenido de piedra. Esto da lugar a productividad agrícola baja.

El área de prospección de Mizque

El valle de Mizque es uno de macizos montañosos más orientales de la sierra andina a esta latitud. El valle de forma circular es limitado por una cordillera de mediana altura con crestas onduladas resultando en la exposición de la roca madre.

La cuenca es regada por seis ríos y drenado por uno. El río principal es el Mizque que cruza la cuenca de oeste a este hacia las tierras bajas. Los ríos Uyuchama y Callejas tienen agua a lo largo de todo el año y proporcionan la mayor parte de agua a la cuenca. Sin embargo, mucha agua se divierte hoy para la irrigación antes de alcanzar el río de Mizque (Figura 18).  El agua entra y sale de la cuenca de Mizque a través de los quebradas estrechas menos de 200-400 m de ancho. La excepción es el valle de Tipajara que conecta con el área meridional de Aiquile a través de un valle ancho.

Clima

El clima en el cuenca de Mizque representa un clima mesotérmico típico: seco con un periodo corto de la precipitación (500 a 570 mm.). El valle recibe 87% de la precipitación a partir de noviembre a marzo. La temperatura media anual es 19 grados centígrados, con un promedio a partir de mayo a septiembre de 16,5 grados, cuando pueden ocurrir heladas ocasionales. La humedad relativa es entre 45-60% en invierno y  70-80% en verano (CIDRE 1987; Figura 19).

Geología

El cuenca de Mizque es cruzada por un largo eje sinclinal que corre de NNO a SSE. El río de Mizque está situado en una zona de falla donde las rocas menos resistentes a la degradación forman un lecho (Figura 20). Los estratos paleozoicos dominan el área de prospección, incluyendo las piedras areniscas del ordovícico y los ortocuarcitas con inclusiones verticales de pizarra negra. Los estratos terciarios son conglomerados básicos rojo-amarillentos en un marrón en superficies erosionadas o marrón claro en superficies frescas. Los estratos terciarios dominan la superficie actual del piedemonte y de la sierra, entremezclada con los afloramientos de las pizarras oscuras de los estratos inferiores. Las construcciones de piedra en el área de prospección se hacen sobre todo con pizarra. Finalmente, las capas cuaternarias en la cuenca consisten en depósitos aluviales dendríticos de grava no consolidados y de guijarros entremezclados con areniscas y pizarras, y, en porcentajes más bajos, de arcilla y limo en las terrazas antiguas, abanicos y lecho de río (CIDRE 1987).

Vegetación

El proceso de la desertificación generado por la tala de madera y el pastoreo de cabra en Mizque no es tan dramático como en el área de prospección de Capinota-Parotani. El valle de Mizque tiene vegetación neo-tropical del carácter semiárido y semi-húmedo. Tres tipos de dominios vegetales ocurren en el valle: Chaqueño, Andino-Patagónico, y Amazónico (en orden de su importancia, CUMAT 1991). El primero es una formación del bosque dominada por Soto (Schinopsis hankeana) y el molle (Schinus molle), y tiene comunidades húmedas y secas en el valle. Formaciones más pequeñas del bosque se componen de Willca (Anadenanthera colubrina) y de Palosanto (Gochnatia palosanto). El arbusto de Chacatea (Dodonea viscosa) ocurre en áreas de suelos degradados, tales como los márgenes occidentales del cuenca donde los suelos erosionados exponen la roca madre. Los bosques de Algarrobo (Prosopis laevigata) ocurren en las áreas más bajas de piedemonte.

La formación de Andina-Patagónica se compone básicamente de Quewiña (Polylepis spp.), de un árbol concentrado en áreas pequeñas en las laderas más altas y quebradas de mayor elevación, rodeados por plantas herbáceas. Finalmente, la formación de amazónica ocurre en los ambientes húmedos y más calientes de quebradas profundas en la roca madre con los bosques densos de Tillandsias (spp.), de Bromeliáceas, y de helechos. Esta formación incluye el Podocarpus parlatorei, la única conífera andina nativa.

La topografía y los suelos en el área de prospección de Mizque

El llano aluvial, el lecho del río, piedemonte, y la zona de sierra, representan 15,85%, 7,25%, 32,4%, y 44,5% del área total de prospección de Mizque, respectivamente (Tabla 3 ; Figura 21). Su proporción en la muestra de los cuadrantes de prospección es 16,25%, 37,5%, 46,25% en las tres zonas topográficas, respectivamente, exceptuando el lecho del río.

En cuanto a los tres grupos en el que se dividieron las zonas del suelo, su distribución en el área total de la prospección es 17,2%, 15,9%, y 59,6%, respectivamente (Tabla 4; Figura 22). Su ocurrencia en la muestra de los cuadrantes de prospección es 19,7% para el primer grupo, 19,1% para el segundo, y 61,7% para el tercer grupo.

El llano aluvial es plano con laderas suaves, abanicos aluviales y las terrazas aluviales. Esta zona incluye los suelos más productivos. La salinidad no es un factor importante que afecta suelos. Sin embargo, esta área está sujeta a inundaciones frecuentes que colocan algunas áreas aluviales con los buenos suelos en el grupo 2.

La zona de piedemonte se compone de sierra de baja elevación y de laderas extremadamente erosionadas con quebradas profundas. Las elevaciones más altas de esta zona tienen cuestas suaves a medianas (de 2-10%) con poca consistencia del suelo superficial. Las cuestas más bajas son más escarpadas y tienen acantilados y quebradas. Los procesos morfológicos de deslizamiento en las laderas medias y altas y la erosión aluvial y eólica en cuestas más bajas son característicos de esta zona. Las colinas más bajas tienen una cubierta de sedimento cuaternario con la vegetación arbórea baja.

La zona de sierra tiene laderas altas y crestas produciendo la relevación irregular y depósitos terciarios del suelo con los afloramientos de roca del ordovícico. Las elevaciones más altas tienen una cuesta de 14-21%, y acantilados profundos. La acumulación de agua y el drenaje extendidio de agua en esas cuestas forman su relieve, pero en cuestas más suaves un drenaje más lento produce capas de sal.

Resumen

Dos aspectos del análisis del patrón de uso de suelos y de asentamientos necesitan ser subrayados: (1) la distribución de los grupos del suelo en ambas áreas; y, (2) las diferencias en disponibilidad de agua. En suma, la precipitación media para ambas áreas es muy similar, de 550 a 650 milímetros por año. Las diferencias en disponibilidad de agua ocurren en la descarga hacia las tierras del valle, que produce inundaciones para crear suelos más ricos, y en la calidad de los suelos que conservan el agua. Desafortunadamente, no se ha recopilado datos sobre la irrigación prehispánica, de la cual la producción del maíz habría ciertamente beneficiado.

El tamaño de la zona aluvial en cada área es de extensión similar. El área de Capinota-Parotani tiene una zona más grande de sierra, mientras que el área de Mizque tiene una zona más grande de piedemonte. En términos de grupos de suelo, el área de prospección de Capinota-Parotani tiene más casos de aislados suelos de clase 1 que el área de prospección de Mizque, pero a su vez el área de prospección de Mizque tiene un área total mucho más grande de los suelos más productivos del grupo 1. El área de la prospección de Capinota-Parotani, alternadamente, tiene un área más grande de suelos del grupo 3, el menos productivo de suelos.

El área de prospección de Mizque tiene un piedemonte perceptiblemente más grande (zona topográfica 2) que el área de prospección de Capinota-Parotani. En contraste con la esta última área, una mayor proporción del piedemonte en Mizque posee suelos del grupo 1, los mejores suelos agrícolas. Por lo tanto, en Mizque el asentamiento en la zona de piedemonte  permitiría la ocupación en los mejores suelos. En contraste, el asentamiento en el piedemonte del área de prospección de Capinota-Parotani significaría la ocupación en suelos productivos bajos.


Página principal Índice Capítulo anterior Capítulo siguiente Bibliografía Versión original

Página Arqueología Andina y Tiwanaku. © 1998-05, Alvaro Higueras copyright/Derechos Reservados.
Envíe por favor los comentarios sobre contenido y la presentación a
URL de este documento: http://www.tiwanakuarcheo.net/3_phd_c/ch3.html
Creado: marzo 2005