© 1996 derechos reservados, Alvaro Higueras-Hare

Para Ana María

Asentamientos y Uso de Tierras en Cochabamba, Bolivia.

Alvaro Higueras-Hare

Universidad de Pittsburgh, PhD

    Este es un estudio de la evolución del uso de tierras y del asentamiento prehistórico en los valles de Cochabamba, Bolivia, durante los periodos Formativo, Intermedio Temprano, Intermedio, y Tardío. Los datos sobre el uso de tierras y asentamientos fueron obtenidos en una prospección de muestreo aleatorio de asentamiento en las áreas de Capinota-Parotani y de Mizque de la región de Cochabamba.

    Las secuencias de cerámica locales de los primeros dos períodos en Cochabamba cambiaron dramáticamente en el período Intermedio con el uso extenso de la cerámica en el estilo Tiwanaku. La distribución de estos materiales se ha asumido a menudo para representar la extensión colonial de un imperio de Tiwanaku del Altiplano interesado en explotar las cosechas de regiones mesotérmicas no disponibles en su área nuclear.

    Si el motivo central de la colonización de Tiwanaku en Cochabamba era el acceso a la producción del maíz, ello significaría que los materiales del estilo Tiwanaku deberían haberse restringido a las mejores regiones agrícolas. La prospección de asentamientos fue diseñada, por lo tanto, para documentar los cambios en las preferencias del asentamiento respecto a los suelos más productivos y las zonas topográficas. Dada la hipótesis de la colonización económica de Tiwanaku, la investigación se concentró en explorar las relaciones entre las distribuciones de estilos cerámicos, tamaño y localización del sitio, y productividad agrícola local.

    El análisis de los datos de la prospección no reveló ninguna diferencia entre las dos áreas de la investigación en el tamaño de la ocupación durante el período Intermedio, indicando que la productividad agrícola local no era un factor en la distribución de los materiales de estilo Tiwanaku. El análisis dentro de cada área de prospección tampoco indicó preferencias significativas por asentarse en las mejores parcelas agrícolas. Al contrario, en ambas áreas la preferencia más fuerte estaba ocasionalmente por asentarse en una zona topográfica particular: la zona del piedemonte.

    Los cambios en los patrones del asentamiento o en el uso de tierras asociados con la aparición de la cerámica del estilo Tiwanaku no se pueden ver como expresión del imperialismo de Tiwanaku. Los resultados de la prospección sugieren que los procesos indígenas o locales fueron más importantes en el asentamiento y las estrategias de subsistencia que las influencias externas del Altiplano, a pesar de la densa presencia de cerámica del estilo Tiwanaku.

PREFACIO

    Esta disertación explora la evolución diacrónica de las relaciones entre poblaciones humanas y tierras desde el periodo Formativo al período Tardío en los valles mesotérmicos de Cochabamba, en los flancos orientales de los Andes bolivianos. Antes de esta investigación, la carencia de un estudio sistemático de la distribución de los materiales del estilo Tiwanaku en Cochabamba facilitó la presunción de la expansión territorial del estado Tiwanaku en Cochabamba. Mi investigación fue motivada por un deseo de probar este panorama con datos sistemáticos referentes a la distribución de los materiales de estilo Tiwanaku en esta importante región. En este sentido, el Proyecto Expansión Tiwanaku en Cochabamba fue la primera tentativa de sistematizar datos sobre asentamientos prehistóricos en Cochabamba en una escala regional.

    Esta investigación investiga la naturaleza de la distribución de los materiales de estilo Tiwanaku en Cochabamba analizando la relación espacial entre la localización de asentamientos y la productividad agrícola através del tiempo. El capítulo 1 de esta disertación presenta la hipótesis central de la investigación, los antecedentes en el análisis de grandes sistemas políticos en los Andes, y, finalmente varios modelos de interacción desarrollados para interpretar los datos de los patrones de uso de tierras y de asentamiento.

    El capítulo 2 revisa los antecedentes arqueológicos de la investigación: qué se sabe de la arqueología de Cochabamba; y una revisión de la investigación conducida hasta la fecha sobre el sociedad Tiwanaku. La descripción de los componentes estilísticos de la secuencia cerámica de Cochabamba proporciona un marco para establecer la afiliación cronológica de los sitios registrados en la prospección. Reviso cinco aspectos de la sociedad Tiwanaku: (1) secuencia cronológica; (2) ocurrencia de la cerámica foránea en el área nuclear de Tiwanaku; (3) patrones de asentamiento en el valle de Tiwanaku y otras regiones; (4) potencial agrícola del área nuclear y la evidencia para el consumo de maíz; y, (5) argumentos para la expansión territorial de la sociedad Tiwanaku.

    El capítulo 3 describe las características ambientales, hidrológicas, y de suelos de cada área de prospección y las diferencias productivas potenciales que existen entre las áreas de prospección de Capinota-Parotani y Mizque. Los datos de la productividad del suelos son la base para determinar el potencial agrícola de cada área de prospección.

    El capítulo 4 describe la estrategia arqueológica que adopté: (1) una estrategia de muestreo aleatoria (o al azar), adaptada los objetivos específicos de la investigación; (2) comparación de esta estrategia a las estrategias alternativas de prospección; (3) procedimientos adoptados en el campo; (4) análisis estadístico de los datos de asentamiento y de suelo; y (5) análisis del material cerámico recogido de superficie.

    Los capítulos 5 y 6 describen los cambios en el patrón de asentamiento en cada área por período cronológico. Estos capítulos contienen: (1) un resumen de los datos del asentamiento humano (número de los sitios registrados, área de la ocupación por período, y los totales estimados por las zonas basadas en la muestra); (2) descripción de la distribución de cada estilo cerámico; y (3) análisis estadístico de las preferencias de asentamiento (que se concentra en la distribución de la ocupación por zona topográfica y por grupo del suelo). La parte final de cada uno de estos capítulos consiste en una comparación diacrónica de asentamientos y uso de tierras en los cuatro períodos cronológicos.

    En el capítulo 7 se realiza las comparación sincrónica y diacrónica entre las áreas de la prospección de Capinota-Parotani y de Mizque en general y por período cronológico. Luego mis resultados del uso de suelos y los datos del asentamiento se comparan a los patrones modelados por los cuatro modelos de interacción interregional propuestos en el capítulo 1. Finalmente, los patrones de asentamiento del período Intermedio en Cochabamba se consideran en el contexto de sociedades expansivas a gran escala en la región de los Andes Centro-Sur.

AGRADECIMIENTOS

    Muchos individuos e instituciones permitieron que alcanzara esta etapa de mi carrera profesional. Deseo mencionarles y agradecerles todos. Antes que nadie, he de agradecer a la Fundación H.J. Heinz y sus becas de apoyo a los estudios de alumnos latinoamericano en el departamento de antropología de la Universidad de Pittsburgh. En Pittsburgh, los profesores James B. Richardson III, Robert D. Drennan, y el asesor principal de esta disertación, Marco Bermann, ha proporcionado consejo inestimable y constante apoyo. Helaine Silvermann ha proporcionado la ayuda y entusiamo todos estos años.

    En Perú, Franklin Pease, Elías Mujica e Idilio Santillana, fueron amigos cruciales en mis años del estudiante. Además, Elías Mujica ha sido apoyado moralmente la investigación programada Cochabamba. Izumi Shimada, que me incluyó en su proyecto de Batán Grande, me bridó mi primera y esencial experiencia del trabajo en el campo.

    La comunidad de estudiantes que encontré en la Universidad de Pittsburgh hizo de mis años en Pitt una experiencia muy productiva. Mis compañero estadounidenses y latinoamericanos proporcionaron un contexto excepcional para estudio y amistad. Primero, Cristiana Barreto y Kurt Von Mettenheim, y Susana de los Heros, cuya amistad y ayuda han sido inmensas esos años. Mis compañeros de estudio Liliam Arvelo, María Auxiliadora Cordero, Carlos Fitzgerald, y Cristiana, compartieron experiencias arqueológicas personales y con ellos las tensiones del tercer año de estudios fueron amainadas. Ruth Fauman-Fichman, Gonzalo Jaramillo, Carl Langebaek, Rodrigo Liendo, María Concepción Obregón, Augusto Oyuela-Caycedo, Calogero Santoro, Rob Kruger, David Anderson, y John Rose han sido de gran ayuda durante varias etapas de mis estudios graduados.

    La ayuda financiera de la investigación fue proporcionada por cuatro instituciones. La Fundación Tinker, a través del Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Pittsburgh, permitió un viaje de estudio a Cochabamba, y proveyó fondos para el viaje de la investigación principal. La Fundación Wenner-Gren para la investigación antropológica (Grant 5628), la Fundación Nacional de Ciencias de EE.UU (SBR-9312906), y la Organización de Estados Americanos (OEA) proporcionaron los fondos para la investigación de campo. Deseo agradecer a los miembros de cada una de estas instituciones por su fundamental ayuda.

    En Cochabamba deseo expresar mi agradecimiento al personal del Museo Arqueológico de la Universidad de San Simón: David Pereira, Director, y Angelina Muñoz, Ramón Sanzetenea, y Ricardo Céspedes. Ellos todos apoyaron el proyecto y cooperaron de la mejor manera posible extendiendo los permisos requeridos y facilitando otras tareas administrativas. Ricardo Céspedes, que co-dirigió el proyecto, fue un socio excelente durante el trabajo en el campo. En la ciudad, durante el descanso, él y su familia fueron buenos amigos de Ana Maria y míos. Juan Carlos Blanco y Javier Gonzales me ayudaron en análisis de cerámica. Dos excelentes grupos de trabajadores locales nos ayudaron en las tareas de prospección Capinota-Parotani y Mizque.

    En Capinota-Parotani, Marcelo Tonnazolli y el personal del Escuela Agro-Técnica de Itapaya proporcionaron alojamiento y comidas frescas y sanas producidas en su granja. Deseo agradecer su hospitalidad y la ayuda del Ciudad de Los Niños y la Cooperación Internacional Italiana. En Mizque, Don Pascual, Hilda, y Zulma, y sus familias brindaron alojamiento y comida para el equipo. En Cochabamba, algunos amigos, fuera del ámbito arqueológico, fueron de gran ayuda: Marinés y Daniel Nash, y Mike y Aida West.

    De regreso en los Estados Unidos deseo agradecer el personal del Museo Estatal de Pennsylvannia en Harrisburg: Steve Warfel, Mark McConaughy, y Janet Johnson, que permitieron que utilizara su biblioteca e instalaciones para redactar una parte importante de esta disertación.

    Finalmente, agradezco a Ana Maria Boza por su ayuda en todos los años pasados juntos. Su presencia en Cochabamba, durante parte de la temporada fue una ayuda inestimable al trabajo de campo y de laboratorio. Y deseo agradecer el estímulo dado hecho por cada miembro de mi familia durante mis años de estudios. Finalmente, gracias a los que escribieron "Un tonto en la colina" (A fool on the hill), una canción que hizo nuestras tareas peatonales algo más fáciles.
 


Copyright (c) 1998-99, Alvaro Higueras. Derechos Reservados. Envíe por favor los comentarios sobre contenido y presentación a URL de este documento: http://www.tiwanakuarcheo.net/3_phd/abst.html Revisado: el 29 de mayo de 1999